Como crear un logotipo

¿Qué tienen en común un smartphone, una tablet o un televisor LED, aplicaciones como Instagram o Vine y sitios como Flickr o ? Que su eje se centra en la experiencia del usuario con las imágenes a su alrededor.

En tiempos en que lo visual y las imágenes han cobrado una importancia superlativa, resulta clave que el logo de tu marca refleje y transmita esa esencia, que es la razón de ser de tu empresa.

1. Mantén la Simpleza

Muchas veces la sencillez es lo más difícil de lograr, pero lo más atractivo. Por eso, cuando tengas la idea de tu logo dale un respiro.Vuelve a hacer un bosquejo rápido, inmediato, llevándolo al mínimo de trazos posibles. De esta manera tendrá más posibilidades de perdurar en el tiempo.

Ten en cuenta que si incluyes menos elementos en la composición de tu logo, será mucho más fácil de comprender y de recordar por parte tu público. Además, también será más sencillo adaptarlo a diferentes tamaños.

2. Pruébalo en Blanco y Negro

Un buen logo tiene que poder

funcionar también en blanco y negro. Comienza a diseñar el logo en estos dos colores únicamente. Una vez lograda la imagen, agrégale la gama de colores que representa los valores de tu empresa.

3. Usa el Espacio Negativo

Cuando el logo es el protagonista, funciona como regla mnemotécnica: nos ayuda a relacionar palabras y conceptos. Y eso nuestra mente lo valora. Aprovecha el espacio negativo como factor narrativo para mantener la simpleza y captar la mirada fija. El logo de FedEx es un gran ejemplo. ¿Ya descubriste la flecha?

Espacio negativo en fedex

4. Juega con el Simbolismo Oculto

La técnica diseño “Double Entendre” (doble sentido) que es una especie de juego de palabras con las imágenes. Busca algún elemento relacionado con tu identidad de marca y procura que no esté del todo revelado a primera vista. Algunos ejemplos de esta técnica bien lograda pueden ser los logos de Amazon y de LG. ¿Aún no descubriste el mensaje oculto? ¡Míralos un poco más!

Logo de amazon y LG

5. Hazlo Único y Personal

En principio, cualquier objeto puede incorporarse a nuestro logo y transformarse en la cara de nuestra marca. No hay límites. Sin embargo, procura que el mismo sea consistente con tu identidad corporativa.

Por otra parte, con miles de millones de logos ya existentes, es muy probable que el objeto elegido para representarnos ya haya sido utilizado como logo. Añádele un rasgo distintivo que lo vuelva único e irrepetible (un doblez en un vértice, un trazo, etc.). El logo de Apple, con su mordisco, es un buen ejemplo de esto.

Logo de Apple

6. Vectorízalo

Se trata de un formato generado a través de programas como llustrator o CorelDraw entre otros y permite conservar la resolución de la imagen y evitar que la imagen se pixele al modificar su tamaño original. Esto resulta vital para que el logo pueda ser utilizado en cualquier medio publicitario (online o impreso).

Logo Pixelado

7. Recurre a un Diseñador Profesional

La creación de un logo parece ser un proceso tentador y sencillo y resulta productivo indagar en las características que deben representarlo. Aun así, hay detalles que sólo un ojo profesional identifica y resuelve.

Ten en cuenta que el logo conforma la primera impresión y el mensaje que transmitirá tu empresa. Por eso, nada mejor que confiar en un profesional para transmitir el concepto de forma clara y específica ¿no lo crees?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat